Paradójica-mente

La mente miente

 

Menuda paradoja (RAE. Paradoja: Figura de pensa-miento que consiste en emplear expresiones o frases que envuelven contradicción.)

Si fuera cierto que la mente miente, a su vez sería mentira.

Ni verdad, ni mentira. Digamos que la función de la mente es escanear la realidad para aproximándonos a ella mediante imágenes-copia. Estas imágenes nunca son la realidad, solo son copias más o menos realistas. La Verdad y la realidad ya son por sí mismas...

y al pensarlas, solo las reflejamos. Un ejemplo: Al pensar en un bolígrafo, me puede parecer que tengo un bolígrafo en mi mente. Pero por mucho que lo piense, jamás podré escribir con ese bolígrafo. Sencillamente porque no es un bolígrafo, es un pensamiento.

Seguro que has escuchado decir; “esto que digo es verdad”, o en “este libro está la Verdad”. Pues no, digamos que es una realidad paralela, un reflejo, un pensamiento y eso es real e importante porque el pensamiento es importante, pero no es el original que refleja.

 

Ya lo dijo El Buda:

No es más verdad porque este escrito en libros importantes;

No es más Verdad porque lo digan personas importantes;

No es más Verdad porque se venga repitiendo desde antaño;

Y no es más Verdad porque lo repitan muchas personas a la vez.

¿Entonces, cuando es Verdad? …Cuando es Verdad.

 

Paradójicamente, nada de lo que estoy escribiendo es la Verdad. Resulta relajante saber que nada de lo que pienso es la Verdad, ni siquiera la realidad. Vamos, que acepto mi locura como esa distancia entre mis pensamientos y la realidad. Solo espero que sea una buena aproximación y que la distancia no sea excesiva.

Por cierto;

Líbrate de aquel que no sepa lo loco que está.

He aquí otra paradoja: Desde que era pequeño, he venido escuchando que “no hay que juzgar” que “¿quién soy yo, para juzgar a nadie?” Después de sentirme culpable porque no podía evitarlo en la intimidad de mi mente, después de juzgarme como alguien malo malísimo por hacerlo, por fin tengo la respuesta. ¿Qué quien soy yo para juzgar? …Pues yo. Y lo digo con la tranquilidad de saber que debemos hacerlo a todas horas. Eso sí, solo aquello que nos corresponda.

Juzgar es pensar. Al decir que no hay que juzgar, estamos emitiendo un juicio (menuda paradoja). Pensar es gestionar información…“Inferir, conectar, y concluir”. Eso es razonar. Una persona que no juzga, no puede tener sano juicio ni criterio propio ¿criterio de criticar? sí de criticar, (no confundir con cotillear – Vive y deja vivir). Construir un criterio es lo mismo que juzgar y que razonar. Alguien querrá suavizarlo diciendo; “lo que no está bien es condenar”. Pues llegado el caso también hay que hacerlo porque somos igual de responsables por acción, como por omisión. Pasando de largo no somos mejores. Ser bueno es ser justo, y para ser justo hay que implicarse cuando toca. Eso sí, solo cuando toca.

Confío en que sabrás discernir con buen criterio y sano juicio como lector de esta sarta de “no verdades” que me refiero a juicios y criterios justos, útiles y adecuados, sanos y sensatos. Y dejaremos para otro día profundizar en el uso de estos juicios ¿Cuándo hay que expresarlos?, ¿Cómo?, ¿Cuánto? ¿Dónde? y ¿para qué? Etc.

 

La solución a la mentira de la mente, no es dejar de pensar. La mente hay que usarla y sacarle el mayor partido posible. Sabiendo que nada de lo que nos cuenta es la verdad. Son aproximaciones. Incluso debemos juzgar nuestros propios juicios y prejuicios para actualizarlos con sensatez. Sensatez, ¡ay bendita sensatez…! Que palabra más bonita.

Ahora te corresponde a ti juzgar y criticar este artículo. Pero me temo que lo tienes difícil, porque si tu conclusión es que estás en desacuerdo con lo que digo, estarás juzgando mi juicio. J

Gracias por leerlo.

Vashista

0
El principio de responsabilidad
El vacío existencial, un apetito de todos.

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Viernes, 30 Octubre 2020
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.