Aquí os dejo un texto de Swami Sivananda que colgaba de una de las paredes del Ashram cuando fui por primera vez. Cada vez que lo leo me emociono. No es un maestro, ese personaje a quien das vida con la imaginación. Es tu debilidad, la necesidad de sentirte...