El Río Egocéntrico

rioEl río era caudaloso y fluido. Se deslizaba sorteando hábilmente los obstáculos, sin que nada pudiera frenar su curso. Atravesó valles, gargantas, bosques, junglas y desfiladeros. Imparable, seguía su curso. Pero de repente llegó al desierto y sus aguas comenzaron a desaparecer bajo la arena. El río se espantó. No había manera de atravesar el desierto y anhelaba desembocar en otro río. ¿Qué hacer? Cada vez que sus aguas llegaban a la arena, ésta se las tragaba. ¿Es que no había forma de cruzar el desierto? Entonces escuchó una misteriosa voz que decía:

--Si el viento cruza el desierto, tú también puedes hacerlo.

--Pero ¿cómo? –preguntó el río desconcertado.

Continuar leyendo
0 Comentarios

¿Quién eres?

quien eresUna mujer estaba agonizando en la sala de un hospital. De pronto, tuvo la sensación de que era llevada al cielo y presentada ante un Tribunal.

“¿Quién eres?”, dijo una Voz.

“Soy la mujer del alcalde”, respondió ella.
“Te he preguntado quién eres, no con quién estás casada.”

“Soy la madre de cuatro hijos.”
“Te he preguntado quien eres, no cuántos hijos tienes.”

Continuar leyendo
0 Comentarios

LA CIUDAD DE LOS POZOS

Pozo

Esta ciudad no estaba habitada por personas, como todas las demás ciudades del planeta. Esta ciudad estaba habitada por pozos. Pozos vivientes, pero pozos al fin.

Los pozos se diferenciaban entre sí no sólo por el lugar en el que estaban excavados sino también por el brocal, la abertura que los conectaba con el exterior.

Había pozos pudientes y ostentosos con brocales de mármol y de metales preciosos; pozos humildes de ladrillo y madera y algunos otros más pobres, con simples agujeros pelados que se abrían en la tierra.

La comunicación entre los habitantes de la ciudad era de brocal a brocal, y las noticias cundían rápidamente, de punta a punta del poblado.

Continuar leyendo
0 Comentarios